lunes, 11 de febrero de 2008

Gángster Americano. Reflexiones

Como ustedes bien saben, en este espacio hago algunas reflexiones sobre películas que veo y que a mi juicio ameritan exponer al respecto. En esta ocasión toca el turno a Gángster Americano (American Gangster) protagonizada por Denzel Washington (Frank Lucas) y Russell Crowe (Richie Roberts).

Solo para estar en tono comentaré que la película es la historia de un traficante de heroína nortemaricano, del área de Nueva York, quien logra crear un "imperio" a través de conseguir la droga directamente con los productores en Vietnam. Esta situación le da la oportunidad de vender a buen precio el producto que es de excelentísima calidad.

La calidad de la droga llama la atención de Richie Roberts, un detective cuya fama de incorruptible lo lleva a una búsqueda de grandes traficantes. Después de muchas investigaciones cuyos frutos parecen escasos por la planifación del negocio de Lucas. La historia me recordó en muchos sentidos la mítica trilogía de El Padrino. Donde el famoso Don Corleone tenía una estructura de de poder ("Familia") cuyo único objetivo era fomentar la seguridad y la confidencialidad de los negocios.

En el caso de Gángster Americano es muy similar, Lucas teje una red familiar en la cual no hay contacto los unos con los otros y donde el vértice de todo, él, puede llevar una vida aparentemente tranquila y dentro de la ley disimulando apariencias. Sin embargo, es un hombre con un alto sentido del "honor" y con un sentido "humanitario", al menos es lo que demuestra su popularidad en el barrio de Harlem donde realiza obras de caridad en beneficio de los pobres.


Otra de las similitudes que guarada con el Padrino, es la ciudad de Nueva York y sus periferias, lugar donde ambos viven y llevan acabo sus negocios. Sin embargo, mientras Vito Corleone trató siempre de mantenerse alejado del mundo de los narcóticos, Frank Lucas hizo de ellos un negocio multimillonario.


Estas son algunas de las características de la película; sin embargo, quiero centrarme en algo que me llama la atención en Gángster Americano (en el Padrino también aconteció). La escena es cuando el imperio de Lucas se empieza a demoronar y algunos policías corruptos van a su casa en busca de la paga que les corresponde por sus "servicios". Después de golpear a la esposa y hacer varios destrozos, Lucas llega a casa, encuentra el tiradero y decide salir en busca de los policías. En ese momento, su mamá lo detiene y le dice algo así como que ella sabe perfectamente que en todo el dinero que él ha hecho hay algo malo, que ella nunca la cuestionado nada, se ha mantenido al margen, pero que hay algo que tiene que decirle, que hasta sus hermanos y ella, tienen algo muy claro, y esto es: no se matan policías.

Esto tiene mucho significado porque en el El Padrino, pasa algo similar, cuando Michael Corleone asesina a un policía corrupto. Esto resulta un gran lío y tiene que salir por mucho tiempo del país porque los policías son intocables, por más corruptos que éstos sean.


La importancia de este hecho tiene que ver con el respeto a la ley y a sus representantes. A la persona que mate a un policía en un país desarrollado, siemplemente no tendrá oportunidad de salir en libertad (con toda certeza), en cambio, si se entrega, puede encontrar las vías a través de la justicia para encontrar la libertad o una condena razonable.

En Gangster Americano, cuando finalmente Richie atrapa a Lucas, le propone un plan de cooperación, en donde él delata a los policías corruptos y él es juzgado con justicia. Esta parte es fantástica porque es el primer mundo. Donde a pesar de que exista grandes niveles de corrupción, el sistema termina funcionando y los funcionarios son juzgados y sancionados. La ley se cumple al final, o existe la posibilidad de hacer cumplir la ley. En países como este veo como algo imposible que capturen al Chapo Guzmán, declare sobre funcionarios corruptos y luego, todos ellos sean encarcelados o sancionados. Es todo de primer nivel.

Al final de la película Lucas sale libre después de cumplir su condena. A pesar de cometer asesinatos dolosos, corrupción y tráfico de estupefacientes. La justicia se aplicó y cumplió su condena. No fue muerto por policías, ningún policía murió en venganza, nada. ¿No es acaso de envidiar? ¿El sistema de seguridad norteamericano? Cumplir la ley da la certeza de que si no actuas bien, serás castigado y será un incentivo poderosísimo, para tratar de actuar acuerdo al orden y las leyes. Es una gran enseñanza.

Los países latinoamericanos tenemos mucho que aprender en este sentido en el que hay que poner mucho énfasis como punto de partida para la solución de muchos de los problemas que nos aquejan.


Ah, por cierto, la película es buenísima y vale la pena verla. También vale la pena volver a ver El Padrino.

No hay comentarios.: