miércoles, 5 de marzo de 2008

Juan Camilo Mouriño, el Secretario de la discordia

El día de hoy (que en realidad ya es ayer), los diputados del Frente Amplio Progresista, sacaron una "solicitud" para crear una comisión especial que investigue las supuestas irregularidades en las que el actual Secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, incurrió. Entre ellas están tráfico de influencias, peculado, entre otras. Todas estas de moda. Días después de su nombramiento los perredistas arremetieron contra el Secretario argumentando y dando un sin fin de documentos que probaban la nacionalidad española del personaje, sobre la mexicana.


Todas estas cuestiones, son de mi atención porque ¡caray! Acaso, ¿no podemos dejar de echarnos tierra entre nosotros? Si estuviéramos en el primer mundo, con todas las necesidades resueltas (así como en Suiza) y entráramos en un período de aburrición total. Quizá, este tipo de movilizaciones (de más de 150 diputados) tendrían "sentido" y razón de ser. Me quedan claras varias cosas, entre ellas, que parece que en este país es más importante tirar del puesto al "niño exitoso antipático", que atender problemas verdaderamente de peso que están atorados en la cámara. Reformas que combatan las altas tasas de interés que pagamos los mexicanos y que son de las más altas del mundo por ejemplo. Un sin fin de reformas y temas que los legisladores deberían estar haciendo en vez de andar buscando a toda crear una comisión especial encargada de investigar. Ah, porque además, por si fuera poco, las comisiones especiales, de esas que crean los diputados tienen fama de nunca resolver nada, de que les den presupuesto, pero nunca concluyen nada que valga la pena. Ahí está la comisión de los Bribiesca o de los Amigos de Fox. Seguimos esperando los grandes resultados de sus gestiones.

En fin, es una lástima que el nuevo Secretario de Gobernación de más de que hablar por cuestioens ajenas al desempeño de su cargo que por sus logros o su esfuerzo por lograr la unidad que este país necesita. Están en puerta la discusión de grandes reformas al país, entre las que destacan la referente al petróleo, la laboral, la del Estado. Muchas que marcarán el rumbo para bien o para mal del país y cuyo nivel de discusión debería estar enfocado a buscar ante todo, la mejora sustantiva de los que tenemos la fortuna de ser mexicanos.

No dudo que Juan Camilo, a pesar de su juventud (tiene tan solo 37 años), es una persona capaz y que goza de la confianza del Presidente. Espero que de los resultados que todos esperamos, y si cometió irregularidades en su otrora etapa como diputado, que las salde como lo estipula la ley. Estamos en la parte del sexenio donde son importantes las reformas y una de las funciones del Secretario de Gobernación y velar por la unión de los intereses de las distintas fuerzas políticas en pro de los acuerdos y del diálogo. En verdad espero, por el bien de todos, que las altas expectativas con las que llegó Juan Camilo, no se pierdan en escándalos de corrupcíon y desvío de fondos. Es necesario que este país cambie, en ello descansa el futuro.

No hay comentarios.: