martes, 20 de mayo de 2008

John Stuart Mill

Precisamente en un día como hoy pero de 1806 nació John Stuart Mill, padre del liberalismo social.

Más allá de decir que ha sido uno de los grandes filósofos de la modernidad, y cuyo pensamiento sirvió para fomentar las ideas que hoy consideramos esencialmente democráticas, tal es el caso de la libertad de expresión, quisiera hacer un pequeño reconocimiento a él y a su pensamiento.
Sin duda uno de los grandes temas que la humanidad ha abordado desde su existencia es el tema de la Libertad. De los grandes aportes de Mill fue el principio de indemnidad, que se traduce en lo que muchos de nosotros escuchábamos en la escuelas respecto a que nuestra libertad terminaba donde empezaba la del prójimo.

Si en las sociedades modernas todos siguiéramos este principio, sobra decir que sería una sociedad extraordinaria, sin embargo, aunque esto es imposible, sí podemos aspirar a fomentarlo, y crear un sistema de leyes que rijan el comportamiento social con certidumbre y sin impunidad, tal como ocurre en nuestro país.

Pero más allá del sistema de leyes, es finalmente el Individuo (sí, con mayúscula) la célula primordial de las democracias, no los sindicatos, no los grupos, no las asociaciones, no las familias (hablando en el caso de nuestro país que todo se resuelve en cónclave familiar). Y es este individuo, el único capaz de dar sustento a las democracias. La calidad del individuo se consigue con educación ya que es esta la que se encarga de moldear y tranformar lo que somos. Pero la educación comienza desde la casa, en el cultivo de las artes, de la civilidad, de la responsabilidad social. La escuela simplemente es una especialización del conocimento. Sin embargo, gran parte de los mexicanos no educan, sino todo lo contrario en las casas. Se enseña a los niños a saltarse las leyes, a abusar de los demás, a sacar de ventaja de las situaciones, se les cultiva en la tele y en los videojuegos. Al final qué podemos esperar de un país que ve más de 4 horas de televisión diarias (sobra decir el nivel de calidad de Televisa y Tv Azteca).

Todo lo anterior repercute, de manera negativa en la formación del Individuo, y por supuesto de la sociedad. Cuánta razón tenía Mill cuando afirmaba que "El valor de una nación no es otra cosa que el valor de los individuos que la componen". ¿Cuál es el valor de México en este sentido. Cómo podemos hacer de nuestro país uno con una sociedad valiosa, preocupada, libre. Solo cultivando y promoviendo el desarrollo del ser del individuo. Para esto, es fundamental la educación, y hablando de que próximamente se adviene una reforma en esta matería creo que el presidente Calderón, debería tomar otra máxima de Mill en el tema: "Al estudiante que nunca se le pide que haga lo que no puede, nunca hace lo que puede."

2 comentarios:

Maxi dijo...

Me parece buena la opinión, pero me gustaria recomendaciones para hacer un trabajo sobre los pensadores liberales y socialistas, pensando en medios mas didacticos como animaciones para contraponer al vacio y nefasto mar de contenido idiotizante, que consumimos constantemente y al que estamos expuestos. Hacer de la internet un portal fructifero hecho por y para todos los latinoamericanos y el resto del mundo.

Tlacaeleltzin dijo...

Que tal un saludo!

Mi recomendación para este sitio que propones es que encuentres un par de politólogos o filósofos por cada país que te interese y que a partir de las premisas fundamentales del pensamiento de los autores que propongas se aterrice y se adapte a la realidad de cada país.

Algo similiar a lo que traté de hacer en el prsente post al tratar de aterrizar a Mill partir de la observación de los problemas de México.

¿Cómo sería "x" sociedad si siguiéramos al pie de la letra a Mill, o a cualquier otro? o ¿Qué opinaría Mill de esta situación?

La mejor forma de que la gente entienda sin entrar en complicaciones es explicándole y bajando las teorías sociales y filósoficas a cosas prácticas y tangibles.

Un afectuoso saludo.