domingo, 8 de junio de 2008

Para los días con sombra

Avanzad tranquilamente, en medio del ruido y la agitación, y recordad la paz que puede existir en el silencio. Sin alienación, vivid mientras podáis en buenos términos con todo el mundo. Decid suave y claramente vuestra verdad, y escuchad a los demás, incluso al simple y al ignorante, que también tienen su historia. Evitad a los individuos ruidosos y agresivos, que son una vejación para la mente.


No os comparéis con nadie: podrías volveros vanidosos. Siempre habrá mayores y menores que vosotros... Disfrutad de vuestros proyectos tanto como de vuestros logros; interesaos siempre por vuestra carrera, por modesta que sea: es una auténtica posesión en las prosperidades cambiantes del tiempo. Sed prudentes en vuestros asuntos, que el mundo está lleno de engaño. Pero no seáis ciegos respecto a la virtud que existe; hay individuos que buscan grandes ideales y, por todas partes, la vida está llena de heroísmo.


Sed vosotros mismos. ¡Sobre todo, no simuléis la amistad! Tampoco seas cínico en el amor, ya que es tan eterno como la hierba frente a cualquier esterilidad o desengaño. Aceptad con benevolencia el consejo de la edad y renunciad con donaire a vuestra juventud. Id fortaleciendo la prudencia de la mente para protegeros en caso de súbita desgracia. Pero ¡no os entristezcáis con quimeras! Muchos miedos nacen del cansancio y de la soledad... Más allá de una disciplina sana, sed bondadosos con vosotros mismos. Sois hijos del universo, igual que los árboles y las estrellas: tenéis derecho a estar aquí... Y, tanto si os parece claro como si no, sin duda el universo se desarrolla como debe. Quedad en paz con Dios, cualquiera que sea el concepto que tengáis de él; y, sean cuales sean vuestros trabajos y sueños, conservad en el ruidoso desconcierto de la vida la paz en vuestra alma. ¡Pese a todos sus penosos afanes y sus sueños quebrantados, el mundo es bello! Tened cuidado... Tratad de ser felices.

"Encontrado en una vieja iglesia de Baltimore en 1962. Autor desconocido.


Gracias Li, siempre es reconfortante.

No hay comentarios.: