martes, 28 de octubre de 2008

Amero


El Amero parece ser el tema de moda, en gran parte por el ya famoso video del periodista Hal Turner donde muestra la supuesta moneda y toda un conspiración de los Estados Unidos para extinguir el dolar y suplirlo con la nueva divisa.

El tema no es menor, al menos a mi y a otros reconocidos blogueros (entre ellos el Tayo, de quien conocí el tema) han hablado en algún momento de esta moneda y sus implicaciones.

La historia de esta moneda y todos los conceptos que giran alrededor de ella peuden encontrarse en Wikipedia, o incluso en el El Universal ("El Amero, una leyenda urbana que resurge ante crisis financiera"). En resumidas cuentas es una moneda común propuesta para los países de América del Norte, en el marco de una llamada Comunidad de América del Norte, cuyo origen está en la ASPAN "Alianza para la Seguridad y Prosperidad de Norteamerica".

Reconozco que la conspiración de la que Hal Turner habla me parece demasiado cargada a la ficción, no soy economista, pero como politólogo, y observador de los EStados Unidos y su tradición institucional de respeto a la ley, divisón de poderes, etc. la idea de una conspiración de ultraje a sus ciudadanos me parece de lo más descabellada, teniendo en cuenta además que es uno de los gobiernos que más atención y protección le da a sus habitantes. En este sentido, no veo cómo un gobierno, sea el que sea, fuese capaz de hacer realidad lo anterior.

Adicionalmente, varios sitios como "Blogotitlán" hablan de una conspiración y un acuerdo firmado entre los Ejecutivos de las tres naciones, brincándose por completo la postura de los parlamentos o congresos. En la lógica anterior, no me parece creíble saltarse estas instituciones garante de las democracias norteamericanas desarrolladas. Incluso en el contexto mexicano de gobierno dividido, la idea de un acuerdo firmado por Fox o Calderón de tal envergadura suena a fantasía.

Ahora bien, como ya es costumbre, en este blog comentaré algunos puntos que me han llamado la atención a raíz del descubrimento de dicho tema. Como es del conocimiento de los lectores del presente y Trasfondo*, en la mayoría de mis entradas he tocado el tema de las condiciones que se necesitan para el desarrollo que México necesita y los problemas que yo veo para alcanzar dicho desarrollo, igualmente me declaro un nacionalista comprometido con la prosperidad y el desarrollo de este mi país.


Reflexionando sobre la integración de América del Norte se me vienen varias a la mente.

La primera es el tema de la soberanía. Todos conocemos la relación amor-odio entre Estados Unidos y México. Para nuestro caso existe un nacionalismo a veces mal encausado de odio al vecino país, en gran parte fomentados por los abusos históricos que hemos sufrido en los últimos 150 años de los cuales no me ocuparé.

Hablar de una Comunidad de América del Norte implica ceder soberanía, en el marco de este tema hablamos de soberanía monetaria para empezar, pero es solo la punta del iceberg. Hay otros temas no menores como el tema de la seguridad.

¿Cuál sería el tema de México respecto a sus homólogos anglosajones? A mi me parece que la vía más fácil es darle el control de las fuerzas armadas y policiales a los gringos. Ya que el tema de la corrupción es un tema del cual México no ha podido librarse ni disminuir en los últimos 50 años. No hay razón ni las condiciones para hacerlo en un periodo menor a 10 años. Lo mismo ocurre con el narcotráfico y el crimen organizado.

Luego entonces, México cedería facultades de seguridad para el patrullaje y enjuiciamiento de criminales ante una eventual apertura de la frontera.

Otro tema en materia de soberanía sería la creación de instituciones supra nacionales, un parlamento norteamericano, un banco norteamericano, etc. Estas cuestiones no me parece nada sencillo de crear, mucho menos de un plumazo. Además de la incompatibilidad de las instituciones democráticas mexicanas para generar acuerdos y políticas de largo plazo. Para no darle muchas vueltas, una eventual creación de una CAN, traería consigo la cesión de funciones de gobierno importantísimas de México, hablamos entonces de perder nuestra libertad en el marco internacional. Con la salvaguarda que México en realidad no tiene una política internacional activa actualmente, misma que ha mantenido históricamente. Se nos limitaría en la creación de políticas públicas y vislumbro una Presidencia como una figura formal sin mucho margen de acción, al menos en unos años en los que se crean las condiciones de desarrollo similar a la de los países vecinos.

(Mañana otro post: El Amero: en un marco institucional)

No hay comentarios.: