miércoles, 8 de octubre de 2008

Libertad en México


Muchas de las discusiones teóricas en el campo de la Filosofía política que parecen ajenas a nuestro país, se encuentran debatiendo sobre la forma en cómo se puede unir el liberalismo (menor estado, mayores libertades) con el socialismo (igualdad).

Para no hacer el cuento largo, se trata de ver cómo le quitamos lo peor al liberalismo (concentración de capital, desigualdad) y al socialismo (opresión del estado y pérdida de libertades). Ambos modelos en su estado "puro" que han sido desarrollados en occidente, el primero principalmente en Estados Unidos y el segundo en la extinta Unión Soviética han demostrado su fracaso. Para el caso de los Estados Unidos, la reciente crisis inmobiliaria y el plan de rescate planteado por el gobierno de Bush, parece ser muestra de que no se puede dejar el control de la económia totalmente al mercado, como Robert Nozick hubiera recomendado. Por otro lado, no hace falta explicar las razones de la caída de la Unión Soviética, simplemente me limitaré a decir que la invasión del estado para lograr una igualdad entre sus habitantes terminó por quebrantar libertades y comenter importantes atropellos.

Aunque en un inicio, estas posturas ideológicas (liberalismo y socialismo) parecieran antagónicas, la realidad es que no lo son del todo, existen una gran cantidad de autores que han tratado de juntar estas dos ideologías, quizá el padre de esto sea John Stuart Mill, quien afirmaba que solo desarrollando al individuo se podía desarrollar la sociedad. Para ello es indispensable con con libertadas que permitan el desarrollo de éste. Ya para el siglo XX quizá sea John Rawls el más influyente, quien a partir de su teoría de la justicia hace alusión a la necesidad de orientar todas las instituciones sociales bajo el precepto de la Justicia, él plantea la importancia de que sea el Estado provea justicia y sea compensador de las circunstancias y desventajas (o ventajas) naturales con las que nacimos, pero dejando atrás el Estado de Bienestar. Rawls es también punto de partida sobre las discusion de la libertad y desde luego la justicia. Pero uno de los más importantes de los últimos años y quien ha sido gran influencia en los temas de desarrollo desde la perspectiva liberal-social es Amartya Sen, quien habla de la necesidad de que el Estado fomente al individuo y sus capacidades, a partir de aquí hace toda una teoría del desarrollo y critica fuertemente al neoliberalismo. De hecho, su galardón como premio nobel de economía en 1998 puede ser considerada la caída simbólica del neoliberalismo, aquel propuesto y defendido por Nozick.

Pero más allá de hablar de autores y teorías, y mencionándolos únicamente como guía para aquellos interesados quisiera hacer una breve reflexión sobre la libertad y el desarrollo en México.

Como es de todos nosotros sabido los últimos gobiernos mexicanos han traido expansión económica pero no han traído desarrollo en el sentido amplio de la palabra. El modelo neoliberal o liberal como gusten llamarlo ha acrecentado las desigualdades, pero no podíamos esperar que ocurriera otra cosa, eso hace el liberalismo. El problema está en que no hemos logrado superar esta parte y adecuarnos, orientando los esfuerzos a las nuevas tendencias mundiales, es aquí donde entra toda la explicación anterior en términos de teoría política.

En México existen limitaciones para el desarrollo de nuestras capacidades y nuestro potencial para realizar el proyecto de vida que deseamos, la razón es porque el gobierno está más preocupado en atraer capital e inversiones (totalmente válido), pero el problema es que no está haciendo políticas para que esa inversión se convierta en desarrollo para los que aquí habitamos.

Tener dinero (en el mejor de los casos, si eres ejecutivo de alguna transnacional), no es sinónimo de que el país se esté desarrollando. En realidad el Estado debe jugar un papel fundamental a través de la salud y educación por ejemplo. La educación es inveresión y es generación de desarrollo. En el país, ¿cuántos físicos nucleares existen?, ¿cuántos astrofísicos? cuántos ¿ingenieros en genómica? Científicos en general, son pocos, y cualquiera podría decir porque no es rentable si no hay trabajo. Bueno, no hay trabajo porque no hay incentivo a la investigación y al desarrollo de tecnología nacional. Por tanto, toda persona que vea en la ingenería cuántica su futuro de vida, forzosamente se tendrá que ver obligado a emigrar a otros países para llevar a cabo esa forma de vida.

La idea de hoy es esa, propiciar las condiciones para que todas las personas, todos los mexicanos puedan realizar su proyecto de vida. Esa es la máxima libertad de la que hablamos. Bajo esta óptica deben ir orientadas todas las políticas públicas. En este sentido, poner pistas de hielo, playas, segundos pisos, despensas y útiles escolares en realidad no abonan nada. Dar "objetos" a las personas no las hace más ricas si no se abona en los sutancial y esto es, en oportunidades.

México no podrá ser considerado un país Libre, en la medida que la oferta de vida sea limitada y no exista diveresidad de opciones y la posibilidad real de llevarlas a cabo.


No hay comentarios.: