martes, 4 de noviembre de 2008

Fallece Secretario de Gobernacion, Juan Camilo Mouriño


Hace unos momentos se acaba de confirmar el deceso en un avión oficial del Secretario de Gobernación y el ex titular de la SIEDO, Luis Santiago Vasconcelos.

Es una situación sin duda terrible que nos hace especular sobre el origen del accidente. En estos momentos hay compañeros que dicen que puede tratarse de un atentado, hecho que suena poco creible dado que se encontraba en zona urbana. Sin embargo, me parece que no debe descartarse en un escenario de guerra frontal con el crimen organizado.

Por otro lado de ser esto posible, mi lectura de la situación en este momento opta más por un accidente que en realidad nos deja sin secretario de gobernación de una manera desafortunada. En caso de tratarse de un accidente parece que el Presidente tiene en verdad muy mala suerte en su gestión. Sin embargo, la salida de Mouriño de la casona de Bucareli es algo que ya se venía gestando de semanas atrás. Aunque no era la salida para el funcionario, la realidad es que la muerte parece resultado de la suplica de una gran ala política que pedía la cabeza del funcionario de meses atrás.

Nadie aquí puede cuestionar lo poco efectivo que resultó el secretario como titular de Segob, y aunque no era la forma en que tenía que salir, la realidad es que nadie cuestionará su labor de ahora en adelante, lo cual puede ser riesgoso en caso de que el Presidente vuelva a poner a un compadre en el Cobían y no a un político con capacidad comprobada en esta dependencia clave.

Felipe ha cometido un error en su forma de gobernar, curiosamente lo opuesto a Vicente Fox, quien gobernó con gente poco cercana a él (el famoso Gabinetazo), Calderón ha querido gobernar con su primer círculo de amigos, lo cual ha quedado manifiesto no ha traido los mejores resultados.

Por otro lado, y no optando por la vía de la especulación y confirmando que se trate de un atentado, el gobierno tiene el pretexto perfecto para enderezar el rumbo y buscar alternativas más drásticas en la lucha contra el nacotráfico, al mismo tiempo que desarticula gran parte de los discursos opositores en materia de seguridad del Presidente. Así como luciría como un desarticulador de las voces que afirman que Felipe no debe terminar el sexenio.

Sea cual sea el origen del accidente FELIPE CALDERÓN debe retomar con firmeza el timón del Estado y corregir el rumbo, tomar el papel de Estadista que la Nación le reclama, como ya he mencionado en otras entradas.

Esperemos que de esta desgracia humana, podamos sacar unión y rumbo para el México.

Ya estaremos analizando próximamente.

Foto tomada de: El Universal

3 comentarios:

Julio Gil dijo...

Con el debido respeto, bajo ninguna circunstancia existe "oportunidad" alguna que pueda sobrevenir de esta situación.

Junto con Mouriño murieron cerca de una decena de personas, en el siniestro se reportan al menos 50 lesionados y quiero pensar que la pericia del piloto le permitió impactarse en esa zona y no 500 metros más hacia el norte, justo en el cruce de Periférico y Reforma, porque el saldo hubiera sido mucho peor.

Este desafortunado accidente no es salida de nada. Creo que nadie puede este camino como solución ante cualquier clase de incapacidad de un servidor público.

Julio Gil.

Tlacaeleltzin dijo...

Totalmente de acuerdo, es una desgracia humana y contra eso no hay discusión al respecto.

Sin embargo desde la perspectiva política el hecho es que el Secretario de Gobernación ("Primer Virrey de México") está muerto. Al igual que un Subprocurador de la República, una de las personas más amenzadas de muerte por el crimen organizado.

Si es fue un atentado, más allá de la desgracia humana, la agresión es un acto "político" (en términos de la esfera donde sucede) y que por consecuencia necesita otro acto "político" en consecuencia.

Este acto político, al que yo hago referencia tiene que ser con miras al fortalecimiento del Estado.

De ninguna manera, como parece que se llegó a entender, justifico una muerte de un funcionario, ni de ninguna persona. Simplemente doy una lectura política de este suceso.

Un saludo.

Gatusa dijo...

Es un hecho que esta puede ser la oportunidad de Calderón de poner en la SEGOB a una persona calificada y con la experiencia para el puesto. Además, si en verdad fue un atentado, es muy grave en términos del debilitamiento del Estado mexicano, ya que era el número dos del gobierno federal. Y por otro lado, hay que evitar la victimización de Mouriño, era un muy mal secretario de Gobernación, con incontables acusaciones de tráfico de influencias, hecho que ha sido el signo de los gobiernos panistas, corrupción e impunidad.